Portada del sitio > Alternativa Antimilitarista-MOC Sevilla

Alternativa Antimilitarista-MOC Sevilla

XXXI MARCHAS CONTRA LAS BASES MILITARES EN ANDALUCIA

Marcha a la Base Militar de Morón de la Frontera
Jueves 3 de noviembre de 2016

Andalucía, tierra de paz. OTAN NO BASES FUERA.

Manifestación contra la base militar de EEUU/España en Morón de la Frontera (Sevilla).

- Día: domingo, 6 de Noviembre 2016.
- Lugar de Salida: Cruce de la Nena (Ctra. Sevilla_Morón, cruce del Arahal).
- Hora: 12:00 h.

Convoca: Plataforma Andaluza contra las Bases Militares y la Guerra y Plataforma contra la guerra de Sevilla


Taller práctico: Objeción Fiscal al gasto militar

Domingo 1ro de mayo de 2016


- Día: 12 de mayo de 2016.
- Hora: 20:30 h.
- Lugar: Tramallol. Pasaje Mallol, 22. Sevilla

Imparten: AA-Moc Sevilla y Ecologistas en Acción Sevilla. Acoge: Tramallol.

Organiza: El Topo Tabernario.


Llamamiento para desobedecer a las guerras a través de la objeción fiscal al gasto militar en la declaración de la Renta

Viernes 22 de abril de 2016
Con el eslogan “Desobedece a las guerras en tu declaración de la Renta” la Red Antimilitarista y Noviolenta de Andalucía donde participan distintas asociaciones sociales y sindicales anima a la ciudadanía a hacer objeción fiscal al enorme gasto militar.

Manifiesto: Rechacemos de nuevo la guerra

Difundimos los apoyos al texto con motivo del Día Internacional de los Derechos Humanos
Jueves 10 de diciembre de 2015

Ante los sucesos de París y la guerra permanente del Capital, las organizaciones sociales, antimilitaristas y pacifistas firmantes manifestamos:

Los atentados de París forman parte de la guerra que el llamado Estado Islámico (EI, ISIS o Daesh) mantiene con los estados que integran junto a EE.UU la coalición armada que interviene militarmente en Oriente Próximo. Coalición que consideran la principal causa de los males que sufren.

Sentimos como propias todas las muertes de esta y de todas las guerras, y condenamos a todos sus protagonistas, occidentales y orientales, que anteponen la ambición económica o sus objetivos militares a la defensa de la vida, situándonos en evidente riesgo a la población civil inocente de una y otra parte del mundo. La guerra es un crimen contra la humanidad y cualquier vida humana vale lo mismo, sea de donde sea.

Asistimos al dramático punto y seguido de cuatro años de guerra de la dictadura de Assad y sus aliados (Rusia, Irán, Hezbollah) contra la población civil siria, que han causado la inmensa mayoría de las casi 200.000 muertes mediante bombardeos aéreos y armas químicas, de las decenas de miles de detenciones y torturas, y de los millones de personas desplazadas y refugiadas. Las potencias occidentales junto a otras mundiales y regionales (Israel, Turquía, las monarquías del Golfo, Irán, Rusia...), enemigos de cualquier proceso transformador, se han dedicado a contrarrestar la influencia del movimiento árabe laico, convirtiendo las revueltas árabes, esencialmente noviolentas, en guerras civiles de difícil salida abandonadas a su suerte.

EEUU, Gran Bretaña y Francia, principalmente, han dejado que el conflicto en Siria se pudriera, tras la brutal represión gubernamental, para justificar una intervención militar directa que les permita avanzar posiciones. Siria cuenta con un apreciable volumen de reservas de petróleo que ambicionan controlar así como las propias conducciones energéticas que pueden transitar por su territorio. Algo similar ocurre con el transporte ilegal del petróleo a través del territorio turco, consentido hasta ahora por la OTAN y por distintos servicios secretos, y con el que se ha estado financiando el EI.

Los estados «occidentales» son responsables directos, entre otras, de las guerras y ocupaciones de Afganistán, Iraq y Libia, y han detonado también las de Siria y Yemen. Territorios que han bombardeado y en los que han armado a grupos, como el que ahora atenta en Europa, para que actuasen de acuerdo a sus intereses, provocando sufrimiento y odio que, inevitablemente, se vuelve ahora contra todos nosotros y nosotras.

No confiamos en «las soluciones» de aquellos que crearon el problema. Quienes presentan más guerra como solución, tan sólo ocultan su ambición capitalista. Su objetivo no es otro que el control de los recursos energéticos y de las materias primas de una geografía, históricamente disputada, que pretenden repartirse. Además, incrementan así los beneficios de su industria de armamento amiga, cuya cotización en bolsa se ha disparado de nuevo nada más escuchar «los tambores de guerra» aliados.

NO A LA GUERRA

Mientras que para los de siempre, «los de arriba», la guerra produce más dividendos, a la gente «de abajo» sólo nos produce más recortes de libertades, más destrucción, más empobrecimiento, más dolor y más miedo, enfrentándonos, peligrosamente, a sociedades y culturas diversas que necesitamos convivir y apoyarnos mutuamente. La intensificación de la guerra no acabará con los atentados, traerá más sed de venganza, más tragedia.

No queremos seguir siendo vasallos, ni víctimas de las políticas criminales de los estados que nos convierten en objetivo militar. ¿Qué podemos esperar de quienes representan la raíz del problema y se atrincheran en la retórica belicista arrastrándonos interesadamente a más violencia y, en consecuencia, a más sufrimiento?

Es imprescindible y urgente la movilización ciudadana, una revolución democrática y noviolenta que consiga el autogobierno necesario para romper con las políticas practicadas por «nuestros» estados en todo el mundo árabe musulmán, tanto en el Norte de África como en Oriente Próximo, cuya única intención es rediseñar sus fronteras para beneficio de los lobbies de la industria militar y de la energía.

Hay alternativas a este (des)orden internacional interesado y violento: embargo de armas, prohibición de su venta, de la compra de petróleo de contrabando y de toda financiación a las partes en conflicto, exigencia de un alto al fuego y desmilitarización del territorio; promoción de la deserción y apoyo a quienes desertan, cuyo número crecerá a medida que cese el abono de los salarios a los combatientes por el ahogo financiero (se intenta ocultar que las filas del EI también se nutren en buena parte de militares de las anteriores guerras, así como gente forzada a combatir bajo amenaza de muerte o, en otros casos, atraída por esa «nueva vida» retribuida económicamente, y no necesariamente ideologizada en extremo); despliegue de personal mediador y de interposición que colabore en un proceso de diálogo y reconciliación; apoyo a la población y sectores sociales de Siria partidarios de salidas pacíficas, organizaciones civiles, feministas, pacifistas, humanitarias, de ayuda a las víctimas, etc, de Siria; acogida de toda la población refugiada y desplazada y apoyo a la reconstrucción (no especulativa) del país para favorecer el retorno con condiciones de vida dignas; persecución penal de los criminales de guerra...

El mismo sistema que recorta aquí nuestros derechos sociales básicos, que convierte en mercancía nuestras vidas es el que llama a la guerra. Defendamos una cultura de paz que luche contra la violencia estructural de un sistema basado en la explotación y en la desigualdad, mantenido a través del control social y los ejércitos.

La guerra empieza aquí y podemos pararla también aquí, luchando contra nuestro propio militarismo: la pertenencia a la OTAN, las bases militares, el gasto militar, la industria de armas, la (in)cultura de la violencia, las relaciones políticas exteriores basadas en el engaño, la dominación, y el expolio para mantener, entre otras cosas, una dependencia energética suicida de recursos no renovables,...

Frente a la avaricia sangrienta de «los mercados» llamamos a la no colaboración con la guerra, a la cooperación internacional por la desobediencia civil contra el terrorismo de los estados que amenazan la seguridad del planeta; llamamos a la lucha social para satisfacer las necesidades sociales, humanas y ecológicas.

Hagamos que nuestras vidas, y no nuestras muertes, acaben con esta nueva-vieja guerra.

Zaragoza, planeta Tierra, a 23 de noviembre de 2015.

15M Vizcaya AA-MOC Albacete Aldea Nómada Antimilitarista Asamblea de Andalucía Alternativa antimilitarista.MOC Las Palmas Asamblea Antimilitarista de Madrid Asociación de Vecinos Jerónima Zaporta de La Cartuja Baja Anticapitalistas Aragón Asociación Canaria de Economía Alternativa Colectivo de Investigación de Alternativas al Modelo Militar de Defensa Utopía Contagiosa Chunta Aragonesista Dones X Dones Catalunya Espazo Aberto Antimilitar Grupo de Axitación Social Grupo Antimilitarista de Carabanchel Grupo Antimilitarista Tortuga (Elx) KEM- MOC Bilbao Kolectivo Antimilitarista de Medellin Mambrú (Alternativa Antimilitarista. MOC) Mujeres de Negro contra la Guerra Madrid Plataforma contra la militarización de Albacete Red Antimilitarista y Noviolenta de Andalucia RANA Red canaria en defensa del sistema público de servicios sociales(REDESSCAN) Red de Economía Alternativa y Solidaria de Aragón Txiapasekin (Plataforma Vasca de Solidaridad con Chiapas)

Este 10 de diciembre, denunciamos el cinismo de los gobiernos que celebran el Día Internacional de los Derechos Humanos mientras preparan y alientan guerras.

¿Te sumas? Envía el apoyo de tu grupo a mambru[ARROBA]nodo50.org


Marcha a la base militar de Morón

Martes 24 de noviembre de 2015
JPG - 16.8 KB

Más de un millar de personas han marchado este sábado a la base militar conjunta España-EEUU de Morón de la Frontera (Sevilla). Convocadas por la Plataforma Andaluza Contra las Bases Militares y la Guerra, que aglutina a más de una treintena de organizaciones andaluzas.


Antimilitaristas de toda Europa allanan la base del Retín durante las maniobras de la OTAN

Lunes 2 de noviembre de 2015

Activistas antimilitaristas de cinco países han allanado hoy el Campo de entrenamiento Sierra del Retín en Cádiz para denunciar las maniobras militares «Trident Juncture 2015» bajo el lema “La guerra empieza aquí, OTAN NO”.

Esta mañana antimilitaristas de la Red Antimilitarista y Noviolenta de Andalucía, Alternativa Antimilitarista MOC, Ofog (Suecia), Trident Ploughshares (Reino Unido) y la Red Antimilitarista Europea han realizado una acción de desobediencia civil allanando las instalaciones militares del Campo de Adiestramiento de la Sierra del Retín en Cádiz. Cerca de una veintena de personas han traspasado las vallas del terreno militar, se han echado pintura roja para señalar uno de los puntos en los que se están dando estas maniobras Trident Juncture 2015 como símbolo de la muerte y destrucción en la que nos sumerge la OTAN y el sistema militar y han permanecido ocupando los terrenos militares hasta que los ha desalojado la Guardia Civil, que ha sacado a rastras a las activistas. Una docena de personas ha sido reprimida con gas pimienta. Han requisado las cámaras de vídeo y fotos y varios móviles. Han identificado a todas las activistas que han participado al allanamiento así como a las numerosas personas que apoyaban desde fuera.

JPG - 28.3 KB

Así, estos grupos coordinados a nivel europeo se suman al «Llamamiento a la acción» en el que más de 70 grupos y organizaciones del Estado español y del resto de Europa han hecho público su rechazo a estas maniobras militares, las mayores de la OTAN desde el final de la Guerra Fría, que están movilizando desde el 21 de octubre a 36.000 militares, 4.000 vehículos y aeronaves de guerra en Italia, Portugal y, principalmente, en España, donde se han desplegado 20.000 efectivos (8.000 de ellos aportados por las propias FFAA españolas) y cientos de carros de combate.

“La guerra empieza aquí, parémosla aquí: ése es lema principal que enmarca estas acciones de protesta y resistencia civil a la barbarie”, aclaran los antimilitaristas.

JPG - 49.2 KB

El conjunto de los grupos firmantes consideran que estas “supermaniobras” «incrementan la inseguridad del planeta y, particularmente, la nuestra, por situarnos como escenario principal de sus operaciones de guerra. Nos traen la guerra «a casa», nos convierten en colaboradores directos de la violencia de la OTAN, y, por tanto, en objetivo de guerra de sus oponentes, alientan el terrorismo, la división social, el racismo, el miedo…»

Y es que el ejercicio Trident Juncture está suponiendo la apropiación y el uso militar dominante de puertos, aeropuertos, líneas férreas y espacios naturales en Valencia, Bilbao, Zaragoza, Navarra, Albacete y varias zonas de Andalucía para llevar a cabo los entrenamientos de guerra que certificarán la capacidad ofensiva e intervencionista de la Fuerza de Muy Alta Disponibilidad de la OTAN y exhibirán su poder de destrucción.

En el caso de la Sierra del Retín, unas dos mil personas se han congregado además este sábado para desarrollar una marcha «pacífica», convocada por la Plataforma Ciudadana ’Recuperemos el Retín’, desde Barbate (Cádiz) hasta el Retín en señal de protesta contra las maniobras.

Para el conjunto de las organizaciones que apoyan el llamamiento «las maniobras Trident Juncture protegen exclusivamente a una minoría privilegiada, acrecientan el gasto militar mundial en detrimento de la inversión imprescindible en necesidades sociales y humanitarias, como combatir las consecuencias dramáticas de la crisis capitalista, frenar la degradación medioambiental, promover el comercio justo, la solidaridad económica o la cooperación para el desarrollo global del planeta.»

Según los grupos firmantes, ejemplos de estas políticas que priorizan la preparación de la Guerra son el hecho de que, solo en 2014 el gasto militar mundial fue de 1,8 billones de dólares, mientras que en 2016 el Estado Español consumirá 24.489,96 millones en la preparación de la guerra y en control social. Alternativa Antimilitarista.MOC llama la atención sobre el dato de que sólo con una décima parte de ese presupuesto militar y policial español, obtendríamos la cantidad con la que Acción contra el Hambre calcula que se podría acabar con la desnutrición infantil en todo el planeta. Mientras, por otro lado, el Estado español está entre los 7 mayores exportadores de armamento mundiales, y los miembros permanentes del Consejo de seguridad de la ONU son los mayores exportadores de material bélico.” Según Alternativa Antimilitarista.MOC “estas políticas contribuyen a aumentar la tensión, la inseguridad y la escalada armamentística en el mundo, y nos abocan a nuevas guerras que producen nuevos ’enemigos’, que se utilizan como coartada para justificar más ejército y más militarismo, lo que cierra este círculo vicioso: Si quieres la paz, prepara la paz, no la guerra.”

Para el movimiento antimilitarista y noviolento “las consecuencias de estas políticas militaristas, tanto de los Estados del bloque de la OTAN, como de Rusia y sus aliados, son mucho más visibles para la opinión pública: la violación sistemática de derechos humanos, la destrucción y la persecución de la población civil, la violencia extrema hacia las mujeres, el expolio de los recursos, y el éxodo de millones de personas en lugares como Iraq, Afganistán, Libia, Siria, Ucrania, entre otros territorios. Es necesario actuar consecuentemente sobre la terrible situación de las personas refugiadas: una política realmente humanitaria suspendería de inmediato estas maniobras e invertiría su presupuesto (cuya dimensión se mantiene en secreto) en ayuda al refugio de esta población que, precisamente, huye de la Guerra.”

“Tenemos que construir una cultura de paz basada en la cooperación, la justicia y la noviolencia, y no en la disuasión y la fuerza”. “Hay que cambiar el paradigma de la defensa y pasar de la seguridad entendida militarmente, que nos conduce una y otra vez a la guerra y la violencia, a la ’seguridad humana’ según la definió ya hace décadas el Plan de Naciones Unidas para el Desarrollo, que pone en el centro la defensa de los derechos de las personas y la naturaleza”. En este nuevo paradigma, “los ejércitos y la estructura militar son, en realidad, una amenaza más a esos derechos y deberían ser abolidos y desmantelados”, han declarado.


Llamamiento a la acción contra las maniobras de la OTAN «Trident Juncture 2015»

Alternativa Antimilitarista.MOC, por la extensión de la protesta y la resistencia civil
Jueves 3 de septiembre de 2015

Durante el mes de octubre y hasta el 6 de noviembre de 2015 tendrán lugar las maniobras Trident Juncture de la OTAN, principalmente en Italia, Portugal y en el Estado Español. Con la participación de más de 36.000 militares de 30 estados, las maniobras serán “el ejercicio mas importante de la OTAN durante 2015” y “el mayor despliegue de la Alianza Atlántica tras la «Guerra Fría» y en la última década, según el propio Ministerio de Defensa Español. Más de la mitad de la fuerza militar, 20.000 soldados, se desplegaran en ocho puntos del Estado Español: los Centros Nacionales de Adiestramiento de San Gregorio (Zaragoza) y Chinchilla (Albacete), en el Campo de Maniobras y Tiro ‘Álvarez de Sotomayor’ (Almería) y en el Campo de Adiestramiento Anfibio de la Sierra del Retín (Cádiz), así como en las bases aéreas de Albacete, Son San Joan (Palma de Mallorca), Torrejón y Zaragoza. Además, participarán en las «super maniobras» los marines estadounidenses de Morón de la Frontera.

Las maniobras tendrán dos fases distintas: una de puesto de mando y «guerra simulada»(Command Post Exercise, CPX, del 3 a 16 de octubre), que se desarrollará dentro de las cuarteles de los estados participantes, y otra fase real (Live Exercise, LIVEX, del 21 de octubre al 6 de noviembre de 2015), en la que se ensayarán diferentes operaciones navales, aéreas, ofensiva terrestre, desembarcos anfibios, lanzamientos paracaidistas, acciones en ambiente urbano, intervenciones en ambiente NRBQ [nuclear, radiológico, bacteriológico y químico] y actuación de fuerzas de operaciones especiales, entre otras. En el Estado español la mayor parte de los militares se desplegaran a San Gregorio (Zaragoza), aunque Andalucía también tiene también un papel importante durante las maniobras. Por el momento, ya están construyendo un gran campamento en la Base Aérea de Zaragoza con capacidad para 1.600 militares.

Con estas maniobras la OTAN pondrá en práctica las lecciones aprendidas en la guerra de ocupación de Afganistán, practicará cómo intervenir militarmente en el norte de África con un potencial enorme, de cariz invasivo. Ensayará cómo conseguir el control de recursos naturales –agua, minerales e hidrocarburos– en un contexto de profunda degradación ambiental y escasez energética. La OTAN se interesa por África por el potencial conflictivo del cambio climático y porque tiene una riqueza abundante de recursos naturales: minerales (platino, cromo, manganeso y cobalto, entre otros) y de hidrocarburos que representan una gran parte de las reservas mundiales.

En el juego de poder sobre África el Estado español tiene un papel importante, como mantener la seguridad de las rutas de transporte de los recursos naturales (Mar Rojo y el Cuerno de África), además de sus propios intereses militares y económicos. Por ello la gran mayoría de las misiones militares del Estado español tienen lugar en el continente, o en el Oriente Próximo. España es responsable de controlar la “frontera sur” de la Unión Europea, de contener la migración de las personas que huyen de la pobreza o de la guerra, garantizando que los efectos de las políticas de explotación del continente no repercutan sobre la fortaleza europea. El Estado español representa la punta de lanza de la OTAN en África.

Pero también las maniobras de la OTAN están diseñadas para enviar un mensaje de fuerza y de presión a Rusia en sus territorios limítrofes a través de la guerra parcial o indirecta. En este sentido la participación de Ucrania – que formalmente no es un país miembro de la alianza – es significativa. Trident Juncture no solamente sirve para mostrar a Rusia la capacidad (y voluntad) militar de la OTAN, además sirve para entrenar la cooperación con las Fuerzas Armadas de Ucrania. No obstante, el mensaje principal no es para Rusia, y mucho menos para el Estado Islámico, Al Quaida y otros, cuya existencia y acciones armadas son utilizadas como justificación y propaganda de guerra. Es más probable que el mensaje principal sea para China, un país que tiene fuertes intereses económicos y geoestratégicos en África. China esta invirtiendo en muchos países de África, construyendo infraestructuras para asegurarse de los recursos naturales – sobre todo minerales – del continente. Frenar la expansión China en África, principal competidor de los estados miembros de la Alianza Atlántica, es uno de los motivos ocultos de estas «supermaniobras». Todo esto forma parte de la competencia imperialista entre las potencias militares y su dependencia de los intereses comerciales de las empresas transnacionales.

LLAMAMIENTO A LA ACCIÓN

Las maniobras Trident Juncture protegen exclusivamente a una minoría privilegiada, acrecientan el gasto militar mundial en detrimento de la inversión imprescindible en necesidades sociales y humanitarias, como combatir las consecuencias dramáticas de la crisis capitalista, frenar la degradación medioambiental, promover el comercio justo, la solidaridad económica o la cooperación para el desarrollo global del planeta. Sólo en 2014 el gasto militar mundial fue de 1,8 billones de dólares, mientras que en 2016 el Estado Español consumirá 24.489,96 millones en la preparación de la guerra y en control social. En la actualidad los 5 países con mayor gasto militar de Europa occidental son Francia, Reino Unido, Alemania, Italia y el reino de España.

Sus “supermaniobras” incrementan la inseguridad del planeta y, particularmente, la nuestra, por situarnos como escenario principal de sus operaciones de guerra. Nos traen la guerra «a casa», nos convierten en colaboradores directos de la violencia de la OTAN, y, por tanto, en objetivo de guerra de sus oponentes, alientan el terrorismo, la división social, el racismo, el miedo…

Los ejércitos, estas maniobras, representan una carga sangrienta para el progreso mundial, son medios de destrucción irracional, de dominación económica, ideológica y de “conquista del poder” de los que necesitamos liberarnos por el bien de la humanidad y de la Tierra. Por ello, y por su alta relevancia, hacemos un llamamiento a la solidaridad mundial y a la cooperación de las sociedades en la lucha de la noviolencia activa por la democracia real, la justicia social y medioambiental y la redistribución sostenible de la riqueza y de los recursos del planeta. Llamamos a la desobediencia civil y a la acción directa noviolenta contra las maniobras Trident Juncture 2015 de la OTAN.

Diversos colectivos estamos preparando actos de protesta y de resistencia civil durante el desarrollo de las “supermaniobras” para los que pedimos tu apoyo y colaboración. También invitamos a la descentralización y autogestión de la protesta (organiza tu propia acción desobediente y coordínala con las demás). Desde el movimiento pacifista y antimilitarista de Andalucía existen iniciativas para organizar acciones de desobediencia civil en Barbate del 30 de octubre al 2 de noviembre (frente al Campo de Adiestramiento Anfibio de la Sierra del Retín) con el apoyo de Alternativa Antimilitarista.MOC y de la Red Antimilitarista Europea. Y en Zaragoza estamos organizando actos de protesta del 3 al 6 de noviembre (el Campo de San Gregorio será de nuevo el protagonista de la barbarie militarista). Es urgente demostrar nuestro rechazo a la guerra y a la nueva amenaza de la OTAN. La gente tenemos el poder y la responsabilidad de detener la avaricia y su violencia, de mejorar nuestro frágil y pequeño mundo. Zaragoza, Planeta Tierra, a 1 de Septiembre de 2015.

Contacto de coordinación: mambrú[ARROBA]nodo50.org

Más información, que será regularmente actualizada, en la web “Insumissia” (antimilitaristas.org), sección “Maniobras OTAN «Trident Juncture» 2015”. Enlace abreviado a la sección: http://j.mp/AntimilOTAN


0 | 5 | 10 | 15 | 20 | 25 | 30 | 35 | 40 |...